La paciencia en los escritos de Rav Kuk (2 de 4)

¿Qué está en nuestras manos rectificar? 

Compartir